La cintas kinesiológicas son un vendaje de algodón con adhesivo acrílico que brindan protección, elasticidad y transpirabilidad. Se adquiere sobre la piel y son perfectos para tratar cualquier lesión o molestia.

Hay diferentes técnicas de aplicación según el tipo de lesión a tratar. Por ello, es muy importante que las cintas kinesiológicas o el vendaje kinesiológico sea aplicado por un terapeuta.

Las cintas kinesiológicas pueden ser utilizadas por todas las personas y deportistas, ya sean en terapias de rehabilitación física o en tratamientos preventivos.

Beneficios de usar la cinta kinesiológica:

Disminución de dolor

Mejor circulación sanguínea

Desinflamación

Aumento o disminución de tono muscular

Movilidad y transpirabilidad


¿Cómo utilizar las cinta kinesiológica?


Aplica sobre la piel limpia y homogénea

Siempre redondea las puntas

Nunca estires la cinta en exceso

Frota o aplica un poco de presión sobre la cinta para activar el pegamento

Cambia la cinta cada cinco días


Siempre acude con un especialista para que te asesore